Jardines del Pedregal, una colonia con historia

Con aproximadamente cinco kilómetros cuadrados de extensión, en el suroeste de la CDMX, Jardines del Pedregal de San Ángel fue urbanizado sobre roca fundida. Aquí te decimos cómo ocurrió este interesante desarrollo residencial en el que mucho tuvo que ver Diego Rivera.

Lava, es el material sobre el que se construyó

La erupción del volcán Xitle hace aproximadamente 1700 años, formó un suelo rocoso, donde se urbanizó Jardines del Pedregal. Así fue, la lava es el material sobre el cuál se construyó este lujoso fraccionamiento. Se vendieron lotes arreglados como jardines para que lucieran muy bien, por ello se llama “Jardines del Pedregal”.

 

Una hectárea por lote

Lotes de una hectárea, disparejos, hay que decirlo, cuya construcción estaba limitada a no más de dieciséis por ciento de la superficie. Los lechos de lava debían de ser tratados con el máximo respeto porque constituían la esencia del lugar.

Las grandes personalidades

Las grandes personalidades que impulsaron la urbanización de Jardines del Pedregal y mostraron la belleza de los paisajes del Pedregal fueron Diego Rivera, Barragán, Max Cetto, Clemente Orozco, Dr. Atl y Luis Nishizawa retrataron el paisaje indómito y extraño del Pedregal. 

Antes de que estos personajes ilustres se interesaron por este rocoso lugar, era considerado un sitio peligroso y agreste. Tenía fama de ser guarida para bandidos. También era un ecosistema para varias especies de animales silvestres, hay que decirlo.

Diego Rivera fue el primero en apreciar la belleza del lugar e invitó a los artistas y arquitectos a ver el Pedregal de San Ángel  como un futuro desarrollo excepcional por sus ventajas climáticas y geológicas.

 

Requisitos para la Organización del Pedregal

En el año de 1945, Diego Rivera escribió los “Requisitos para la Organización del Pedregal”, este material es muy útil para conocer cuáles fueron las razones para que los ricos eligieron este lugar tan especial para vivir, también en él se advierte la poderosa ventaja que este sitio ofrecía al afirmar que el Pedregal se encuentra a salvo del peligro de inundación o temblores. 

Este texto atrajo sobre todo a Luis Barragán que junto con Dr. Atl y el fotógrafo Armando Salas Portugal, se lanzó a explorar y fotografiar el futuro fraccionamiento para diseñar el proyecto residencial. Barragán reclutó a la vanguardia más pura, como Max Cetto, Francisco Artigas, Antonio Attolini, Mathias Goeritz (quien construyó la icónica escultura “Animal del Pedregal”) para que Los Jardines del Pedregal tuvieran un estilo elegante y moderno. Al  final es un espacio tan estético debido a que todos estos artistas tuvieron un campo libre para expresarse y dejar su huella allí, entre las piedras, y cada pieza de arquitectura se completó en un rompecabezas de distintos estilos que viven en armonía.

Es importante destacar que en el texto de Diego Rivera, Requisitos para la organización del Pedregal, también se alienta a diseñar un proyecto magno como Ciudad Universitaria (1946-1952), además de los Jardines del Pedregal de San Ángel.

 

Los nombres de las calles en Jardines del Pedregal

Si alguna vez te preguntaste el porqué de los nombres de las calles de Jardines del Pedregal: Lava, Roca, Lluvia, Agua, Cráter, es por hacer una remembranza del volcán y los paisajes que se apreciaban por el rumbo.

 

Pedregal

Casas enormes y construidas por los más renombrados arquitectos se edificaron aquí, esto porque familias con grandes fortunas habían comprado en este exclusivo fraccionamiento seducidos por la belleza y la seguridad que les prometía el terreno que los excluye del peligro de las inundaciones y temblores, construyendo hermosas mansiones como: Casa Chávez Peón, Casa López Prieto (ahora Casa Pedregal), Casa Morán, Casa Cetto, Casa Alonso Rebaque o Casa Arturo, muchas de ellas ya no existen y otras incluso se pueden visitar.

El Arquitecto Luis Barragán en el Pedregal

El Arquitecto Mexicano Luis Barragán, quien además de proyectar casas, articuló cuidadosamente gran parte del desarrollo para que las edificaciones convivan en armonía con la naturaleza y adquieran una yuxtaposición de arte, urbanismo y arquitectura única para la época, que aprovechaba el entorno salvaje audazmente.

 

La Casa Pedregal

La Casa Pedregal fue la tercera casa que construyó Barragán en su vida y la más grande que llegó a construir. Lo primero que salta a la vista del lugar es su paz y tranquilidad. Dentro del bullicio, a veces abrumador, de la metrópoli, Casa Pedregal es un remanso de serenidad.

 

Luis Barragán,en el proyecto del fraccionamiento

Luis Barragán fue pieza fundamental en el proyecto de todo el fraccionamiento, tuvo participación en los espacios públicos del fraccionamiento, así como en la planeación de todo el fraccionamiento.

 

Las casas muestra fueron diseñadas por Max Cetto

Maximiliano Ludwig Carl Cetto, arquitecto alemán que construyó la mayor parte de su obra en México luego de ser exiliado de su país natal. Cetto estudió en las Universidades Técnicas de Darmstadt (siendo discípulo de Heinrich Wölfflin), y Berlín, bajo la tutela de Hans Poelzig, graduándose como ingeniero-arquitecto en 1926, dentro de la mejor cultura expresionista alemana, mismo que proyecta y desarrolla ‘casas muestra’ sobre Avenida de las Fuentes, 10 y 12 (actualmente son 130 y 140 respectivamente), sirviendo éstas como referencia para construcciones subsecuentes, cerca de las cuales está el acceso, que originalmente tenía una gran reja y una bellísima fuente, enmarcada de muros de piedra volcánica a diferentes alturas. Solo sobrevive, a mano izquierda, la escultura de Goeritz, que es mitad serpiente y mitad lagartija, representando la fauna característica del lugar.

La historia de Jardines del Pedregal es tan interesante que un solo artículo no basta para conocerla. Un sitio en donde el terreno rocoso y los proyectos arquitectónicos mexicanos se han fusionado para mostrarnos toda la grandeza que nuestro país tiene en sus paisajes y en su arquitectura.