Cambiar de vivienda es siempre toda una aventura llena de experiencias adversas y favorables, pero cuando se trata de mudarte de una ciudad a otra, las cosas se complican un poco más debido a la distancia. Que esto no te impida lograr tu objetivo y llevar a cabo este bello proyecto de vivir en un nuevo sitio con éxito. Aquí te dejamos nuestros mejores tips:

 

Analiza tus opciones

Pide cotizaciones a las distintas empresas de mudanzas formales y reconocidas. Infórmate sobre tu proveedor, para no correr riesgo de perder tus pertenencias. Una vez que recibiste la información, haz un cuadro comparativo entre las ventajas y desventajas de cada uno. Al elegir el que más te convenga, trata de investigar sus referencias. 

Lo más conveniente es que tu compañía de mudanzas sea de la ciudad en que te encuentras para así, tener un mayor control. 

 

Orden y limpieza

La limpieza es una parte fundamental en este proceso, lava o desempolva tus objetos antes de empacarlos, al llegar a tu nuevo hogar también deberás hacerlo a profundidad. 

Este es el momento ideal para valorar si tienes algunas cosas que ya no utilizas y debes tirarlas o donarlas. 

 

Haz un registro de tus cajas

Te recomendamos empacar tus cosas en cajas y hacer un registro en un cuaderno con el número, nombre de cada caja y una breve descripción de los artículos que llevan en su interior. Este listado debe ser realizado con antelación, sabemos que suena tedioso, pero esto sirve para que no olvides ninguna caja o que se pierdan en el camino a tu nueva casa. Incluso dicho listado, agregándole el valor a cada objeto, podría servirte en caso de contratar un seguro para el traslado. 

 

Etiqueta cada caja con el nombre de la habitación. 

 

¡La anticipación es tu mejor aliado!

A veces dejamos todo para el último momento. Evita esto, al menos 3 semanas antes comienza con el orden, la limpieza y el listado. 

 

Elabora tu kit de supervivencia

Haz una pequeña maleta con ropa, objetos de cuidado personal y trata de tenerla cerca de ti durante el viaje. Los primeros días siempre son un poco caóticos debido al desorden, pero tener tu kit de supervivencia con tus artículos básicos será de gran ayuda, pues podrás tener todo lo que necesites a la mano, te sentirás preparado para enfrentar cualquier situación.

 

Cuida tus objetos de valor

Los artículos como joyas, relojes, laptops, etc. deberás llevarlos personalmente a tu nuevo hogar. 

 

Servicios como luz, gas, teléfono e internet

Recuerda que debes planificar la contratación de servicios como internet, televisión, suministro de gas, agua y luz. Son básicos y casi siempre se nos olvidan. 

 

Haz amistad con tus nuevos vecinos

Preséntate con los vecinos del lugar, así, sabrás quienes se encuentran a tu alrededor y ellos también te conocerán a ti. Esto puede beneficiarte en cualquier emergencia y además tu círculo de amigos crecerá. 

Notifica el cambio de domicilio a tu banco, al INE y a las compañías de suministros. 

 

¡Disfruta!

Cuando termines de mudarte a otra ciudad, recuerda darte una palmadita en la espalda por haber logrado este cambio, es toda una odisea y aun así, ¡lo lograste!
¡A inaugurar tu hogar con la mejor energía!