Muchas personas se han preguntado si es posible vender mi casa si aún la estoy pagando, y aquí te contamos todo al respecto.

¿Puedo vender mi casa si aún la estoy pagando? Es la pregunta que nos hemos planteado la gran mayoría de las personas, al menos una vez en la vida. Porque, nos guste o no, muchas veces la casa soñada tiene una fecha de caducidad más temprana que el pago definitivo del crédito hipotecario.

En este sentido, miles de personas adquieren propiedades cada año, comprometiéndose a pagar planes de financiamiento de hasta una década o más. Pero lamentablemente, luego de 5 años se ven en la necesidad de vender su casa por razones económicas, laborales o personales.

Es en ese preciso momento cuando estos individuos se plantean ¿Puedo vender mi casa si aún la estoy pagando? Y si formas parte de ellos, aquí puedes encontrar la respuesta.

vender-mi-casa-si-aun-la-estoy-pagando

Vender mi casa si aún la estoy pagando ¿Es solo un sueño lejano?

Afortunadamente, es totalmente posible vender tu casa cuando todavía no la has terminado de pagar. De hecho, contrario a lo que muchos creen, esta es una práctica muy común que no es tan complicada como parece.

Solo debes contar con la asesoría adecuada. Cerciorándote de firmar correctamente cada documento, realizar el papeleo de manera acertada y no olvidarte nunca de hacer todo frente a un notario.

¿Por qué es tan importante el notario?

Cualquier tipo de compraventa en México debe hacerse ante la presencia de un notario, ya que es la única forma de brindar seguridad legal a todas las partes.

En este caso, el profesional notarial se responsabilizará por asegurarse de 3 aspectos fundamentales:

  • Que el vendedor, o sea tú, reciba el monto de la venta y concluya su deuda.
  • Que el comprador se convierta en el nuevo dueño legal de la propiedad.
  • Que el nuevo acreedor obtenga la propiedad en garantía.

Y aunque parece ser un poco complicado y tardío, la realidad es que este tipo de ventas puede efectuarse en el mismo tiempo que cualquier otra transacción. De hecho, el único proceso extra es la solicitud de la Carta de Cancelación Condicionada.

También es fundamental que recuerdes que el gravamen no se eliminará automáticamente del Registro Público de la Propiedad. Por lo que cuando saldes tu deuda, tendrás que tramitar la Cancelación de la Hipoteca.

Así que si te estás preguntando ¿Puedo vender mi casa si aún la estoy pagando? Debes saber que puedes hacerlo. Solo debes ponerla en “Venta a liquidar” y adquirir una nueva. Además, en México ninguna institución puede penalizarte por pagar tu crédito anticipadamente, aún menos por hacer este tipo de venta. Por lo tanto, nada puede impedirte mudarte si aún tienes una deuda con tu crédito hipotecario actual.

¿Cuál es el proceso para vender mi casa si aún la estoy pagando?

Como te comentamos anteriormente, para vender tu propiedad, solo debes ponerla en “Venta a liquidar”. Pero antes de ello, lo mejor será solicitar una carta de saldo al banco, ya que esta te mostrará exactamente lo que te resta por pagar.

Una vez que tengas este documento en tus manos, tendrás que entregárselo al notario público. Así, este podrá revisar la transacción y asegurarse que los fondos se distribuyan correctamente entre los acreedores y tú.

¿Y cuánto costará todo esto?

Pues, solicitar la carta es totalmente gratis. No obstante, el proceso en el que se involucrará tu notario sí tendrá un costo, ya que incluye revisiones de este documento y otros, así como firmas de escrituras y muchas más acciones.

Pero para que nos comprendas mejor, permítenos explicarte un ejemplo de todo lo mencionado anteriormente:

Supongamos que tienes una casa que aún no has terminado de pagar, valorada en el mercado por 750.000 pesos. De la que debes 610.000 pesos. En caso de que desees venderla, solo tendrás que solicitar la carta de saldo al banco, y luego buscar un notario y la asesoría de una buena inmobiliaria para ofrecerla como una “Venta a Liquidar”.

Una vez que tengas la carta, el notario y la asesoría de la inmobiliaria, comenzará la búsqueda de compradores. Por lo que, cuando alguien esté dispuesto a pagar el precio acordado, comenzará el proceso de venta, que finalizará con la firma de ambas partes en el notariado.

Si la persona paga los 750.000 pesos, 610.000 pesos se destinarán para saldar tu deuda y los 140.000 restantes serán tu ganancia. Así, obtendrás una buena cantidad para pagar la inicial de algo que se adapte mejor a tus necesidades y conseguir otro crédito hipotecario.

Pero espera, que no puedes olvidar tramitar la Cancelación de la Hipoteca para eliminar el gravamen del Registro Público de la Propiedad. Y con “tramitar”, nos referimos a solicitar la carta de instrucción y la carta finiquito, para entregárselas al notario y que este proceda a cancelar la hipoteca y liberar el gravamen.

Además, te recomendamos tener en cuenta otros dos factores claves:

Tu deuda es independiente al valor de la casa

Es importante que no olvides que al adquirir una casa a través de un crédito hipotecario, los intereses elevarán el costo total, lo que es independiente al valor actual de la casa.

Por ejemplo, si compraste tu hogar en 500.000 pesos para pagarlo en 15 años. Lo más seguro es que acabes pagando alrededor de 800.000. Y esto no debería influir en el costo en que la venderás.

Liquidar antes del plazo final reducirá intereses

Sin embargo, hay buenas noticias y es que puedes liquidar tu vivienda antes de tiempo. De hecho, gracias al pago anticipado de tu comprador o a su crédito, es posible que cuentes con el beneficio de pago anticipado. Lo que eliminará tus intereses.

Conclusiones

Esperamos que esta información te haya ayudado a resolver tus dudas sobre la pregunta ¿Puedo vender mi casa si aún la estoy pagando? De todos modos, puedes vender tu inmueble en Flat.mx, donde te ofreceremos todo lo que necesitas para llevar a cabo esta transacción de la mejor manera posible.

Incluso, podemos prestarte dinero para que puedas costear los gastos del día a día mientras encuentras otra casa, y nos pagas al vender la tuya. También, podemos ayudarte en la consecución de tu próximo crédito hipotecario y a encontrar otra propiedad que se ajuste más a tus necesidades.